domingo, 1 de febrero de 2015

LOS ORÍGENES DE LA TAQUIGRAFÍA


La taquigrafía es el sistema de escritura rápida con el que se representan letras, palabras o frases mediante signos convencionales, caracteres especiales  y trazos breves. Con esta técnica se transcriben las palabra del emisor al tiempo que éste lo da a conocer de forma oral.

Los orígenes de la taquigrafía se remontan al griego Jenofonte que se sirvió de la técnica para transcribir la vida de Sócrates, pero la primera sesión legislativa documentada a través de dicho sistema de transcripción, tuvo lugar en Siglo I antes de Cristo en Roma.
 
El 5 de diciembre del año 63 a. J. C, el senado romano se disponía a escuchar la última alocución de Marco Tulio Cicerón en la que pretendía denunciar la conjura de Lucio Sergio Catilina.

Para dicha sesión, Cicerón requería, no un resumen sino una transcripción precisa, por ello ordenó a sus mejores escribientes que hicieran una compilación de todo lo dicho en la alocución. Entre los experto con los que el político contaba estaba Marco Tulio Tirón (esclavo y secretario), precursor de lo que entonces se conocería como “ars notari” o “notas Tironianas”.

Gracias a esta técnica se logró plasmar lo sucedido aquel día en el senado y se dio a conocer de forma oficial la taquigrafía (ταχύς “rápido” y γράφω “grafía”).

El método creado por Tirón fue continuado por otros muchos debido a que fue materia a estudiar en las escuelas romanas, también se esmeraron en este nuevo arte gobernantes y emperadores como Diocleciano, Agusto o Tito.

Aquila, liberto de Mecenas se dedicó a recopilar una serie de anotaciones elaborando una especie de diccionario.

Por último, el trabajo de ambos fue recopilado por Séneca con el nombre de "comentarios" para posteriormente caer en el olvido debido a la invasión de los bárbaros.